Entradas

Mostrando entradas de 2017

Amelia Camelia

Imagen
Amelia Camelia es una niña rara Lo dice su madre Lo dice su abuela Lo dice también su amiga Cordelia.

Amelia Camelia viste cada día de un color distinto, todo depende de cómo se sienta. Si esa mañana está muy contenta de amarillo se viste de pies a cabeza. Si por el contrario se levanta triste de azul será toda su vestimenta. Negro si tiene miedo, rojo si se enfada,
y marrón si siente pereza.

Amelia Camelia es una niña rara. Lo dice su madre. Lo dice su abuela. Lo dice también su amiga Cordelia.
Amelia Camelia anuda en su pelo decenas de cintas de todos los colores desde el añil profundo hasta el rojo fuego. Le gusta que el viento juegue con ellas, haciendo que las cintas floten y bailen como pequeñas cometas. <

Piratas de secano

Imagen
Esta es la historia de un barco pirata, un barco pirata en mitad del desierto, un barco pirata con sus velas, sus cañones, su timón, y hasta su pirata tuerto. Son piratas de secano, piratas de tierra adentro, piratas que no han visto el mar, ni un lago, ni un río, ni siquiera un riachuelo. El enorme barco pirata, surca la ardiente arena, sobre unos grandes esquís, empujado por el viento
que llena  todas sus velas. Y en cubierta, los piratas del desierto, corren, gritan y tiran, empujan, cantan y riñen trabajan, bailan, charlan, cocinan y  hasta ríen.

Nico Perico

Imagen
Una mañana, fría y lluviosa, Una mañana nublada y ventosa, Nico Perico perdió su pico, a eso de las ocho y cinco, cuando el viento, de un solo tirón, se lo quitó y se lo llevó.
Nico Perico, corrió y corrió, tras aquel viento tontorrón. -¡Trae acá mi pico, viento antipático! -¡Devuelve mi pico, viento cabezón!
Pero el viento no hizo caso, y siguió volando sin detener el paso, llevando el pico bajo su brazo hasta el cielo, alto, muy alto. Tan alto que Nico Perico ya no lo vio.

Nico Perico lloró y lloró: -¿Sin mi pico qué haré yo? Y pasó el lunes, y llegó el martes, el miércoles al jueves paso dio, amaneció el viernes, despertó el sábado y el domingo llegó y pasó, y Nico Perico seguía llorando, moqueando y suspirando.